Pequeños diseños, grandes arquitectos

  • 12Jun
  • 26Oct
Imagen del artículo

“En los ratos que pasaba en la gran cocina de S., junto al lago de Como, dibujaba durante horas y horas, de una manera absolutamente espontánea, cafeteras, ollas, botellas. Me gustaban especialmente, por sus extrañas formas, las cafeteras esmaltadas en verde y rojo; eran una especie de miniatura de las fantásticas arquitecturas con las cuales me iba a encontrar después. Hoy todavía me gusta dibujar estas grandes cafeteras que se convierten, en mi imaginación, en estructuras de ladrillo con un interior por el cual se puede andar”.

Aldo Rossi, arquitecto.

Esta declaración es la base de ¡A la mesa! Pequeños diseños, grandes arquitectosdonde las cosas no son siempre lo que parecen. “Una cafetera, por ejemplo, puede ser la puerta de entrada a un hombre y a una época” (así lo afirmaba López Cotelo en relación a las cafeteras de Rossi). Del mismo modo, durante un tiempo, otro reconocido arquitecto, Peter Zumthor, no podía decidir si el dibujo que colgaba en su estudio realizado por él mismo era un salero o un rascacielos.

Generalmente asociamos a los arquitectos (especialmente aquellos de gran prestigio internacional) a la gran escala. Grandes edificios, rascacielos, incluso ciudades, son el objeto de su trabajo creativo. Pero la realidad es que en el lugar donde se forman las ideas, no existen escalas, las ideas viajan de un lado a otro con una capacidad de seducción donde estímulos de todo tipo tienen cabida para desarrollar el proyecto final. Y será en un determinado momento de este viaje, en el cual un esbozo, una imagen, o un trozo de papel, acabe siendo, bien un gran edificio, bien un pequeño objeto que nos haga la vida diferente. Las cosas no son siempre lo que parecen.

En este recorrido algunas personas visionarias, como Alessi, entendieron el potencial y la riqueza de crear sinergias transversales estimulando a los arquitectos para que se enfrentaran al diseño de objetos. De este modo se transformaron instrumentos cotidianos en obras de valor artístico, o incluso convirtieron cafeteras en manifiestos.

 ¡A la mesa! Propone una mirada diferente hacia el trabajo de estos reconocidos arquitectos internacionales asociados a la gran escala, mostrándolos más íntimos, precisamente a través de sus diseños para los objetos más pequeños, pero sobretodo los más domésticos, a través del acto más común: sentarse a la mesa, frente a lo que podría ser cualquier comida familiar de domingo. Untaremos el pan con el aceite que nos servirá Peter Zumthor, Toyo Ito nos pone los platos, David Chipperfield nos ofrece asiento, Zaha Hadid nos pondrá flores en la mesa, y nos relajaremos con el café de Jean Nouvel .

Otras exposiciones

Últimas exposiciones