I Simposio de arquitectura y salud

21May
Imagen del artículo

El entorno y el ambiente de un centro de salud pueden impactar e influir en la recuperación del paciente, por lo que debe contemplarse la biohabitabilidad de los edificios como promotores del bienestar y confort de las personas, ya que un ‘edificio enfermo’ puede comprometer el equilibrio del organismo, especialmente en el paciente o convaleciente.

La arquitectura debe respetar los ritmos circadianos con la iluminación, debe utilizar materiales saludables y tener en cuenta la higiene energética y todo lo que rodea al usuario externo e interno.

Todo esto se expondrá en una serie de mesas redondas donde se debatirá sobre el papel de cada uno de los agentes implicados y la sanidad privada en la consecución de entornos hospitalarios más modernoseficientes y amables para los usuarios.